Inyectando vida en tus rodillas

0
28

A medida que envejecemos, nuestras rodillas son especialmente propensas a la osteoartritis o al desgaste de la articulación. Casi la mitad de los estadounidenses desarrollan osteoartritis de rodilla sintomática a la edad de 80 años. El dolor de rodilla puede impedirle disfrutar de sus actividades favoritas y moverse como solía hacerlo.

Si ha probado medicamentos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés), como ibuprofeno o naproxeno sódico, pero aún tiene dolor de rodilla, pregúntele a su médico acerca de las inyecciones. Hay tres tipos principales de tratamientos para ayudar con el dolor de rodilla artrítico:

• Suplementos de ácido hialurónico – En las rodillas, el ácido hialurónico actúa como lubricante y amortiguador. Con el tiempo, el ácido hialurónico del cuerpo se descompone y puede contribuir al dolor de rodilla. Este suplemento se inyecta en la rodilla para reemplazar la sustancia pure ineficaz. Administradas durante tres a cinco semanas, las inyecciones extienden el efecto de los suplementos de ácido hialurónico hasta por seis meses.

• Inyecciones de corticosteroides: inyectadas directamente en la rodilla, las inyecciones de esteroides proporcionan un alivio rápido del dolor de la artritis. Dependiendo de cuánto haya progresado su artritis, podría ver los beneficios hasta por seis meses. Sin embargo, las inyecciones de corticosteroides provocan la ruptura del cartílago cuando se usan durante un período prolongado. Es possible que su médico limite la cantidad de estas inyecciones que puede recibir.

• Artrocentesis: a diferencia de otros tratamientos, la artrocentesis extrae líquido del inside de la rodilla para reducir la inflamación, un issue que contribuye al dolor de la artritis. La artrocentesis a menudo se realiza antes de inyectar anestésicos, corticosteroides o suplementos de ácido hialurónico en la rodilla, pero la artrocentesis sola puede reducir el dolor sin ningún tratamiento adicional.

Otras opciones de alivio

Además de los medicamentos de venta libre y las inyecciones de su médico, se ha demostrado que el ejercicio mejora los síntomas de la artritis. El ejercicio common también puede ayudarlo a alcanzar y mantener un peso saludable, lo que alivia la presión sobre las rodillas. Asegúrese de estirarse correctamente antes de hacer ejercicio y hable con su médico acerca de cualquier cambio en su rutina de ejercicios.

Su médico también puede hablar con usted sobre las opciones de medicamentos recetados para reducir el dolor y la inflamación.

¿Es hora de un reemplazo de rodilla?

Si ha probado tratamientos más conservadores para el dolor de rodilla, pero aún encuentra que su vida diaria se ve afectada por la osteoartritis, puede ser el momento de someterse a una cirugía de reemplazo de rodilla. Aunque algo de dolor posquirúrgico es regular, muchos pacientes a menudo encuentran un alivio inmediato de su dolor crónico de rodilla. Debido a que las articulaciones artificiales de rodilla pueden fabricarse a medida y fabricarse con materiales fuertes, a menudo no existe una edad mínima para obtener un reemplazo de rodilla.

Si está cansado de vivir con dolor en las articulaciones, hable con su médico para ver si un reemplazo de rodilla es adecuado para usted. Northwest Health es una opción conveniente para los servicios ortopédicos. Para obtener más información sobre nuestros servicios, visite NorthwestHealth.com/orthopedic-services hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí