Ejercicios, beneficios y otros consejos

0
71

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune que causa inflamación e hinchazón en las articulaciones. Si bien es posible que se necesiten medicamentos para ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad, las estrategias de autocontrol, como la fisioterapia, pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

La AR es una enfermedad crónica para la que no existe cura. Los síntomas pueden variar entre las personas, pero la AR afecta con mayor frecuencia a las articulaciones de los pies, los tobillos, las rodillas, las manos, las muñecas, los codos y los hombros.

En este artículo, describimos qué es la fisioterapia y cómo puede ayudar a las personas con AR. También describimos los posibles beneficios y riesgos de la fisioterapia para la AR y brindamos algunos consejos adicionales sobre cómo controlar la enfermedad.

Según la Asociación Estadounidense de Terapia Física (APTA), la fisioterapia es una combinación de ejercicio prescrito, atención práctica y educación del paciente. Su objetivo es ayudar a las personas a través de:

  • mejorando el movimiento
  • función de restauración
  • prevenir la discapacidad
  • reducir o controlar el dolor
  • mejorar la calidad de vida

La actividad física es una parte importante del manejo de la AR. El Colegio Estadounidense de Reumatología afirma que las personas con artritis que hacen ejercicio regularmente tienden a experimentar los siguientes beneficios para la salud:

  • aumento de los niveles de energía
  • reducción de los niveles de dolor
  • sueño mejorado
  • función diaria mejorada

Algunas personas pueden desear trabajar con un fisioterapeuta para desarrollar un plan de tratamiento personalizado. Otros pueden preferir probar una variedad de ejercicios de bajo impacto para ver qué funciona mejor para ellos.

Varios ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a aliviar los síntomas de la AR. Algunos ejemplos incluyen:

Estiramientos

Las personas con AR pueden sentirse desalentados de hacer ejercicio debido al dolor en las articulaciones y la fatiga. El estiramiento es una buena manera de aflojar las articulaciones rígidas sin exacerbar el dolor.

Las personas deben calentar suavemente durante 3 a 5 minutos antes de estirar. Luego deben mantener cada estiramiento durante 30–60 segundos antes de soltarlo.

Equilibrio

La mayoría de las personas con AR desarrollan la enfermedad entre los 40 y los 60 años. Los adultos mayores que desarrollan AR pueden ser más susceptibles a lesiones por caídas. Los ejercicios de equilibrio pueden ayudar a prevenir este tipo de lesiones.

Caminando

Caminar es una forma suave de ejercicio que una persona puede hacer casi en cualquier lugar. Las personas pueden comenzar lentamente y aumentar el ritmo, la distancia y la elevación con el tiempo para adaptarse a sus capacidades individuales.

los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendar que las personas hagan un mínimo de 150 minutos de actividad de intensidad moderada a la semana. La organización afirma que caminar a paso ligero cuenta para este objetivo.

Yoga y tai chi

Tanto el yoga como el tai chi incorporan una variedad de diferentes posturas, movimientos fluidos y ejercicios de respiración que puede ayudar con lo siguiente:

De acuerdo a un revisión de 2019el tai chi puede proporcionar los siguientes beneficios para la salud de las personas mayores:

  • disminución de los niveles de estrés
  • aumento de la fuerza muscular en la parte inferior del cuerpo
  • equilibrio mejorado
  • postura mejorada
  • movilidad mejorada

La misma revisión establece que no está claro si el tai chi mejora el dolor, la función o la actividad de la enfermedad en personas con AR. No obstante, los investigadores señalan que es possible que haya una baja incidencia de efectos adversos.

Muchos movies en línea están disponibles para ayudar a guiar a los principiantes en yoga o tai chi. También puede haber clases locales a las que las personas puedan asistir en persona. Es recomendable hablar con un médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.

Natación y aeróbic acuático

De acuerdo con la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la natación es la cuarta actividad deportiva más common en los Estados Unidos. Puede ser una forma de ejercicio particularmente beneficiosa para las personas con AR, ya que la flotabilidad del agua ayuda a aliviar la tensión en las articulaciones. Debido a esto, las personas con AR a menudo pueden hacer ejercicio durante más tiempo en el agua que en tierra.

Las personas con AR también pueden considerar probar otras actividades acuáticas, como los aeróbicos acuáticos.

Jardinería

La jardinería ligera es otra forma de ejercicio suave que puede beneficiar a las personas con AR. también puede ser beneficioso para la salud psychological.

Para evitar agravar las articulaciones, las personas con AR pueden probar lo siguiente mientras trabajan en el jardín:

  • trabajando despacio y tomando descansos regulares
  • utilizando herramientas de jardinería ligeras y ergonómicas
  • usar guantes de jardinería para mejorar el agarre y reducir la tensión en los dedos
  • evitando levantar objetos pesados
  • construir macizos de flores elevados para evitar doblarse, agacharse y arrodillarse
  • sentarse en un taburete para evitar arrodillarse
  • usar una almohadilla de jardinería cuando es necesario arrodillarse
  • probar el cultivo en contenedores, lo que cut back la necesidad de cavar en el suelo
  • crear un jardín de bajo mantenimiento que sea manejable durante un brote de AR

Según la Arthritis Foundation, la fisioterapia para la AR tiene como objetivo ayudar a:

  • mantener la forma física
  • aumentar la fuerza para soportar las articulaciones
  • mejorar el rango de movimiento en las articulaciones
  • mantener la capacidad de llevar a cabo las tareas del día a día

A estudio 2020 encontró que un programa de ejercicio estructurado también proporcionó los siguientes beneficios para las personas que viven con AR:

  • fatiga reducida
  • mejora de la condición cardiovascular
  • función cognitiva mejorada

La fisioterapia puede ayudar a una persona a controlar sus síntomas de AR. Sin embargo, siempre es mejor hablar con un médico antes de embarcarse en un nuevo régimen de ejercicios para asegurarse de que los ejercicios sean apropiados.

Las personas pueden hacer casi cualquier forma de ejercicio que elijan, siempre que sea de bajo impacto. Dichos ejercicios ejercen una presión y un estrés mínimos sobre las articulaciones que soportan el peso, como las caderas, las rodillas y los tobillos. Ejemplos de ejercicios de bajo impacto incluyen:

  • caminando
  • natación
  • aeróbic acuático

Las personas deben evitar los ejercicios de alto impacto que ejerzan presión o estrés sobre las articulaciones que soportan peso. Ejemplos de ejercicios de alto impacto para evitar incluyen:

A veces, las personas pueden notar que experimentan dolor, rigidez e hinchazón después de comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Según los CDC, puede tomar 6–8 semanas para que las articulaciones y los músculos se ajusten a un nuevo régimen. Durante este tiempo, las personas deben modificar su actividad para asegurarse de que puedan continuar con seguridad sin demasiado dolor. Aunque se espera algo de dolor muscular, cualquier persona que experimente un dolor significativo en las articulaciones debe reducir la intensidad de su programa de ejercicios hasta que los síntomas vuelvan a su nivel recurring.

El movimiento puede aliviar el dolor, pero es importante “escuchar” al cuerpo. El objetivo es mantenerse lo más activo posible sin empeorar los síntomas de la AR.

También es importante llevar calzado y ropa cómoda y adecuada durante el ejercicio para minimizar el riesgo de molestias y lesiones.

Algunos consejos adicionales para controlar los síntomas de la AR incluyen:

  • tomar medicamentos para la AR según lo aconseje un médico o farmacéutico
  • aplicar calor o frío a las articulaciones afectadas antes y después de la fisioterapia para aliviar el dolor y la inflamación
  • perder el exceso de peso corporal para reducir la presión y el estrés en las articulaciones que soportan peso
  • dejar de fumar, si corresponde, ya que fumar puede exacerbar AR y dificultar la realización de actividad física

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que causa dolor, hinchazón e inflamación en las articulaciones. Hay tratamientos y terapias disponibles para ayudar a controlar la enfermedad, aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Una técnica de autocontrol que las personas pueden encontrar beneficiosa es la fisioterapia.

La fisioterapia combina ejercicios prescritos, atención práctica y educación del paciente para ayudar a aliviar el dolor, mejorar el movimiento y la función, y prevenir la discapacidad de las personas con AR. Algunos ejercicios de bajo impacto que un fisioterapeuta puede recomendar incluyen caminar, nadar y hacer jardinería.

Las personas deben hablar con un médico o fisioterapeuta antes de probar un nuevo régimen de ejercicios para asegurarse de que sea apropiado para ellos. Al comenzar un nuevo régimen, los síntomas de la AR pueden empeorar inicialmente a medida que el cuerpo se adapta. Si esto ocurre, y la inflamación y el dolor articular son persistentes, es importante reducir la intensidad de la actividad.

También es importante tomar los medicamentos recetados porque ayudan a minimizar los síntomas. Un individuo debe trabajar con un médico o fisioterapeutas para encontrar el mejor programa de ejercicios para su cuerpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí