Dolor crónico de rodilla: Causas y tratamiento | Noticias

0
49

El dolor crónico de rodilla es un problema común tanto en la población joven como en la adulta mayor. A menudo, el dolor de rodilla se asocia con lesiones en la rodilla y/o artritis. La buena noticia es que existe una variedad de tratamientos para el dolor de rodilla.

Cuando la rodilla es inestable, lo que significa que ha perdido la estabilidad de sus ligamentos, la rodilla experimenta un movimiento anormal. Cuando eso sucede, puede tener un desgarro de menisco, que el cartílago se desgaste y se desgarre o se vuelva más delgado. Esto puede ser un problema si se vuelve crónico y permite que la rodilla de una persona tenga un movimiento anormal. Esto a menudo da como resultado que las personas eviten actividades que normalmente realizarían, e incluso que tengan incomodidad o discapacidad en cuanto a actividades normales, como bajarse de la acera, subir escalones o caminar sobre terreno irregular.

Las lesiones del LCA son las lesiones de ligamentos más comunes que requieren cirugía. Estos a menudo implican lesiones sin contacto, en las que alguien planta el pie y tuerce el cuerpo de una manera que tuerce la rodilla. Por lo normal, lo que verá después de una lesión del LCA es una inflamación rápida e incapacidad para caminar sobre ella. Esos significan lesiones graves que deben ser atendidas en el momento oportuno.

Las lesiones del cartílago pueden resultar de una lesión aguda, como un desgarro del LCA. Los síntomas comunes incluyen dolor persistente, hinchazón o líquido en la rodilla, bloqueo o atrapamiento de la rodilla. En lesiones agudas, es posible que vea hinchazón dentro de la rodilla. Los tratamientos para las lesiones del cartílago incluyen inyecciones en la rodilla, refuerzos en la rodilla, fisioterapia o cirugía.

Los desgarros en el menisco también son una lesión común en la rodilla y pueden ocurrir con una lesión aguda o con el tiempo. El menisco funciona como amortiguador y ayuda a distribuir la presión uniformemente por toda la articulación de la rodilla. Cuando le falta parte de su menisco o está desgarrado, eso puede causar síntomas y, a largo plazo, puede causar un aumento de la presión sobre el cartílago, lo que puede causar el desarrollo de artritis. Una vez que se desgarra el menisco, no es possible que sane por sí solo.

Los síntomas comunes de un desgarro en el menisco incluyen un dolor agudo al doblar o torcer la rodilla y, en casos graves, la rodilla puede bloquearse o trabarse. Los síntomas pueden mejorar con fisioterapia, inyecciones en la rodilla o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Si estas medidas fallan, se puede considerar la cirugía artroscópica para reparar el menisco, lo que preserva la función crítica y disminuye las probabilidades de que ocurra artritis.

La artritis de rodilla también puede causar dolor de rodilla y es un gran problema en todo el mundo, lo que provoca una disminución de la calidad de vida, disminución de los ingresos económicos y muchos otros problemas. Los síntomas de la artritis de rodilla son dolor que empeora al caminar o a medida que avanza el día, hinchazón, que puede ser constante o intermitente, rigidez en el primer uso de la rodilla después de dormir o al sentarse y, en casos avanzados, deformidad de la rodilla. El desgaste del cartílago es el issue clave para desarrollar artritis, por lo que es importante prevenir las lesiones del cartílago o actuar pronto después de una lesión en la rodilla para restaurar el cartílago.

También es importante disminuir la carga sobre las rodillas mediante la modificación de la actividad, el ejercicio de bajo impacto, los aparatos ortopédicos y la pérdida de peso. Pequeños cambios en el peso pueden tener un gran impacto en la carga sobre las rodillas. Diez libras de pérdida de peso son 40 libras de carga fuera de la rodilla. Disminuir la carga sobre la rodilla es el paso más significativo que muchos pacientes pueden tomar para mejorar los síntomas de la artritis de rodilla.

Dependiendo de la gravedad del dolor de rodilla, hay muchos tratamientos disponibles que incluyen fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno, aparatos ortopédicos, inyecciones, realineación de la rodilla, reemplazo parcial o completo de rodilla. Para averiguar qué tratamiento podría ser adecuado para usted, hable con su médico.

Clayton Hodges, MD, es un cirujano ortopédico de medicina deportiva certificado por la junta en el Instituto Ortopédico de UT Health East Texas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí