Adelgazamiento: Los nuevos fármacos para el tratamiento de la obesidad | Ciencia y tecnología

0
59

Nuestros cerebros crean muchas ilusiones, y nuestra sensación de libertad puede ser una de esas ilusiones. Pero, cube el neurocientífico Ignacio Morgado, es una ilusión que nos ayuda a vivir una vida mejor. “La libertad incluye un sentido de responsabilidad, que genera cohesión social y promueve la cooperación entre las personas”, dijo Morgado. Es una ilusión útil que también puede victimizar a algunas personas. Algunas de las víctimas más visibles son las personas con sobrepeso, que ya representan el 53,6% de la población española. Sin embargo, muchas personas, incluidos los médicos, piensan que las personas con sobrepeso tienen un defecto de carácter que les impide levantarse del sofá y hacer algo de ejercicio para tener una mejor salud.

Esta perspectiva de la obesidad como una opción de estilo de vida y no como una enfermedad, ha significado que “nunca ha habido ninguna inversión en [anti-obesity] medicamentos en España”, según Cristóbal Morales, endocrinólogo del Hospital Virgen de la Macarena (Hospital Virgen Macarena) de Sevilla (España), y miembro de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). Sin embargo, la relación entre el exceso de peso y la diabetes, algunos tipos de cáncer y las enfermedades cardiovasculares es bien conocida, y ya se han desarrollado algunos fármacos para ayudar a las personas muy obesas a perder peso.

Los medicamentos para la diabetes como la liraglutida y la semaglutida administrados en dosis más altas han demostrado ser efectivos para perder peso. Un ensayo clínico publicado en el Revista de medicina de Nueva Inglaterra en 2021 mostró que la semaglutida resultó en una pérdida de peso promedio del 15 % en un grupo de casi 2000 pacientes, y un tercio del grupo de estudio perdió más del 20 % de su peso. El fármaco ha tenido tanto éxito en los Estados Unidos que su fabricante, Novo Nordisk, rápidamente se quedó sin suministro poco después de que se aprobara su uso para la obesidad. El Sistema Nacional de Salud español cubrirá el coste de liraglutida y semaglutida cuando se utilicen para tratar la diabetes, pero no para la obesidad.

Estos medicamentos imitan a las incretinas, las hormonas que produce nuestro cuerpo cuando comemos. “Son análogos que se modifican artificialmente para que duren más en el organismo”, explica Guadalupe Sabio, investigadora de las causas biológicas de enfermedades como la obesidad en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) de Madrid. También estimulan la producción de insulina por parte del páncreas y reducen los niveles de glucosa en sangre, lo que los hace útiles para tratar la diabetes. Como regulan lo que sucede en el cuerpo cuando se ingiere la comida, estos medicamentos “también reducen el apetito, prolongan la saciedad [the feeling of fullness]y aumentar la tasa metabólica basal [the amount of energy consumed by a body at rest]aumentando así la termogénesis [the process of producing body heat]”, dijo Sabio.

“Una vez que la eficacia de este tipo de medicamento sea ampliamente reconocida”, dijo Morales, “muchas compañías farmacéuticas desarrollarán y probarán sus propios productos, y la oferta general aumentará”. El último fármaco de este tipo aprobado en EE. UU. para el tratamiento de la diabetes es la tirzepatida, fabricada por Eli Lilly and Company, que también buscará la aprobación para su uso en el tratamiento de la obesidad. “Es tan poderoso que la mitad de los pacientes que lo usan prácticamente entran en remisión de la diabetes”, dijo Morales. Administrado en dosis más altas, el producto de Lilly ha demostrado ser sorprendentemente efectivo para combatir la obesidad. Un estudio reciente publicado en el Revista de medicina de Nueva Inglaterradescubrió que resultó en una pérdida de peso promedio del 22.5%, que puede ascender a 55 libras en algunos pacientes.

El éxito de estos medicamentos hace que algunos expertos se pregunten si pueden igualar los resultados de los procedimientos de pérdida de peso, como la cirugía bariátrica y la colocación de un balón intragástrico. “No creo que estos medicamentos suplanten por completo a la cirugía, pero pueden ser un tratamiento alternativo para algunas condiciones de sobrepeso”, dijo Carolina Perdomo, especialista en endocrinología y nutrición del Hospital Universitario de Navarra en Pamplona (España). “Algunas personas necesitan perder peso antes de someterse a una cirugía, por lo que estos medicamentos pueden servir como terapia puente antes del procedimiento quirúrgico”, dijo.

Rubén Nogueiras, investigador de la Universidad de Santiago de Compostela (España), piensa que estos fármacos podrían usarse para tratar la obesidad de forma continua, del mismo modo que se usan para tratar la diabetes. “La obesidad es una enfermedad crónica, por lo que uno esperaría que la terapia con medicamentos también sea crónica”. Esto plantea la cuestión de los posibles efectos secundarios del uso a largo plazo, pero Nogueiras no lo considera possible. “El efecto secundario más común es la náusea durante las primeras dos semanas de tratamiento, pero la mayoría de los pacientes manejan bien el medicamento después de eso. Hasta el momento, no se han encontrado efectos secundarios importantes por el uso a largo plazo durante los extensos ensayos clínicos que se han realizado”, dijo Nogueiras. «Estas [drugs] son compuestos que estimulan las vías normales de nuestro organismo, por lo que los efectos secundarios son mínimos. Si una semaglutida hace más lenta la digestión y hace que los alimentos permanezcan más tiempo en el estómago, pueden presentarse algunas molestias digestivas, pero nada más”, dijo Guadalupe Sabio.

Decepciones de dieta

Un número importante de personas hace dieta de forma ordinary (alrededor del 20% de la población española, según algunas encuestas), y no las mantiene al mismo ritmo (alrededor del 80% según SEEDO). Los medicamentos contra la obesidad podrían convertirse en un éxito comercial instantáneo si no fuera por su alto precio, que podría costar cientos de dólares al mes. Si no está cubierto por los planes de seguro de salud privados o los sistemas nacionales de salud, el costo podría ser un obstáculo insuperable para la mayoría de las personas. Sin embargo, los expertos advierten que estos medicamentos están indicados para personas que han sido diagnosticadas con obesidad crónica, y no para aquellos que solo quieren adelgazar un poco para verse bien en la playa. En el estudio que probó la tirzepatida para tratar la obesidad, el peso promedio de los participantes fue de 230 libras y su índice de masa corporal (IMC) promedio fue de 38. [weight divided by height in meters squared. An individual with a BMI above 25 is considered to be overweight. A BMI above 30 indicates obesity]. En algunos países como Brasil, cube Cristóbal Morales, “las ventas de medicamentos para bajar de peso son enormes”. Advierte contra «trivializar la obesidad y tratarla como un problema estético cuando se necesitan intervenciones integrales en el estilo de vida».

La obesidad comienza en el útero de la madre y se arraiga a través de los hábitos desarrollados durante la primera infancia. Se agrava aún más por la gran oferta de alimentos poco saludables disponibles en los supermercados y el sedentarismo provocado por los cambios sociales y tecnológicos. Fernando Fernández Aranda, jefe de investigación del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) en Barcelona (España), y también jefe de la unidad de trastornos alimentarios del Hospital Universitario de Bellvitge, está especializado en los aspectos psicológicos de los trastornos alimentarios. Cree que este tipo de fármaco se puede “usar para complementar hábitos saludables, ejercicio y apoyo psicológico, pero no es una solución mágica”. Fernández cube que la obesidad es un tema complejo, y “para las personas, especialmente las mujeres, que han sufrido un importante abandono o estrés emocional durante la infancia o la adolescencia, puede afectar su comportamiento alimentario”.

Azucena García Palacios, profesora de psicología en la Universidad Jaume I de Castelló (España) y miembro del Centro de Investigación Biomédica de España en Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición cube que “bajar de peso no es difícil, mantenerlo es la parte difícil”. Las personas a las que se les colocan balones intragástricos a veces no logran mantener la pérdida de peso, lo que también podría ocurrir con tratamientos farmacológicos. García cube que estas drogas “no deben venderse como panaceas. Estudios sistemáticos han demostrado que las personas con problemas psicológicos previos tienen una tasa de éxito mucho menor después de la colocación de un balón intragástrico”. Ella cube que “las personas obesas tienen más problemas de salud mental”, y el tratamiento psicológico es una forma de apoyo para las personas que necesitan perder peso debido a un problema médico. Para que funcione, se deben evaluar las circunstancias individuales de cada paciente. “Cuando queremos que la gente haga ejercicio, sabemos que si la actividad no está ligada a algo significativo para el paciente, es difícil sostener la rutina de ejercicios en el tiempo, por eso trabajamos para crear ese vínculo”, dijo García. “Para tratar los atracones, tenemos que observar las emociones que conducen a los atracones. Podría ser una sensación de rechazo o tal vez es solo un hábito. Pero los atracones podrían estar asociados con un problema diagnosticable, como un trastorno depresivo mayor. Tenemos que ver la mirada a las vulnerabilidades del individuo y ver a dónde llevan para decidir cómo vamos a actuar en cada caso”, dijo.

Los resultados sorprendentemente positivos de los nuevos fármacos contra la obesidad son, según los expertos, una buena noticia para las personas con graves problemas de salud provocados por el exceso de peso. Pero antes de que puedan ser tratados con estos medicamentos, las compañías de seguros de salud privados y los sistemas nacionales de salud primero deben reconocer que la obesidad es una enfermedad. Esto ya ha sucedido en el Reino Unido. El próximo paso sería que el costo de estos medicamentos sea cubierto por los seguros de salud y los sistemas nacionales de salud. Pero por el momento, quien quiera perder unos kilos para poder ponerse un vestido de novia no debería pensar en este tipo de solución. Sin embargo, la popularidad de los procedimientos cosméticos como la liposucción deja pocas dudas de que algunas personas querrán estos medicamentos para una solución rápida. Pero hay tantas personas con sobrepeso u obesidad que hay pocas posibilidades de encontrar una solución sin una estrategia world. Esta estrategia debe abordar todos los aspectos del problema, desde comprender a fondo los mecanismos más básicos de la afección hasta desafiar los aspectos sociales y económicos de una forma de vida que hace que un número cada vez mayor de personas sean vulnerables a una de las principales enfermedades del mundo. mundo moderno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí