Maneras naturales de tratar una próstata agrandada

0
76

b4b4788d-828c-4261-b5aa-cc5222245fe4

Los síntomas de una glándula prostática agrandada (hiperplasia prostática benigna, o BPH para abreviar) suelen ser leves al principio, pero generalmente se vuelven más molestos con el tiempo. Es muy razonable y seguro vigilarlo hasta que se vuelva lo suficientemente molesto como para justificar un tratamiento adicional.

Si los síntomas empeoran, usted y su médico pueden hablar sobre los medicamentos. Si comienza a tener complicaciones graves como retención urinaria, puede ser el momento de someterse a un procedimiento quirúrgico.

En visitas de seguimiento cada seis a doce meses, su médico de atención primaria o urólogo medirá sus síntomas y realizará un examen físico (incluido un examen rectal digital). Él o ella también puede hacer una exploración de la vejiga después de usar el baño para orinar para asegurarse de que su vejiga se esté vaciando como debería. Esta prueba mide lo que se denomina «residuo posmiccional».

Su médico también puede ordenar análisis de sangre y orina. Los análisis de sangre podrían incluir nitrógeno ureico en sangre (BUN) y creatinina para verificar la función renal y un antígeno prostático específico (PSA). Él o ella también podría pedir una muestra de orina para asegurarse de que no haya inflamación o infección de la próstata.

Cambios en el estilo de vida

Entre visitas al médico, se le alentará a realizar cambios simples en el comportamiento que pueden ayudar a aliviar los síntomas urinarios, ya sea que elija tratamiento o no. Su médico le recomendará cambios que puede hacer para reducir los síntomas, que incluyen:

  • Evite beber líquidos por la noche.
  • Evite beber muchos líquidos antes de salir en público o iniciar un viaje.
  • Orine cuando tenga ganas por primera vez.
  • Ve al baño en un horario determinado, incluso si no sientes la necesidad de hacerlo.
  • Cuando vaya al baño, tómese el tiempo para vaciar la vejiga por completo. Esto reducirá la necesidad de viajes posteriores al baño.

Algunos medicamentos recetados y de venta libre, como los antihistamínicos y los descongestionantes, pueden afectar la micción. Es posible que pueda reducir los efectos cambiando las dosis, cambiando cuándo los toma o cambiando a medicamentos que causen menos problemas urinarios.


Imagen: ogichobanov/Getty Images

Como servicio a nuestros lectores, Harvard Health Publishing brinda acceso a nuestra biblioteca de contenido archivado. Tenga en cuenta la fecha de la última revisión o actualización de todos los artículos.

Ningún contenido de este sitio, independientemente de la fecha, debe usarse como sustituto del consejo médico directo de su médico u otro médico calificado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí