El NMAAHC del Smithsonian adquiere la ‘bandera afroamericana’ de David Hammons | en el Smithsonian

0
43

En Ferguson, Missouri, en 2014, después de que un policía blanco le disparara fatalmente a Michael Brown, de 18 años, los manifestantes tomaron las calles. Elevándose entre la plétora de carteles que denunciaban la brutalidad policial y súplicas de justicia, ondeaban las barras y estrellas en los colores rojo, negro y verde. Las banderas eran réplicas de una célebre obra de arte. bandera afroamericana, creado por el artista conceptual David Hammons, quien es reconocido tanto por sus perspicaces pinturas, esculturas y grabados, como por desafiar el mundo del arte y todas sus convenciones. «No soporto el arte, en realidad, nunca me ha gustado el arte», le dijo a un historiador del arte en 1986.

El Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana adquirió recientemente Hammons’ bandera afroamericana, uno de los cinco de una serie, como obsequio parcial de Jan Christiaan Braun, quien colaboró ​​con Hammons en la innovadora exposición «Black USA», que se inauguró en el Museo Overholland de Ámsterdam en 1990. Cuando se le preguntó por qué decidió donar Bandera afroamericana al museo, la respuesta de Braun fue una easy declaración: «¡Porque pertenece allí!»

Bandera afroamericana, protesta, Ferguson, 2014

Las réplicas de la célebre obra de arte (arriba en 2014 en las protestas en Ferguson, Missouri, luego del asesinato policial de Michael Brown, de 18 años) aparecen con frecuencia en las protestas.

Foto de Scott Olson, Getty Images

La bandera afroamericana es un gesto por excelencia de David Hammons”, cube el artista y curador residente en Nueva York, Felandus Thames. “Es su pieza más icónica. Sitúa a los afroamericanos como la columna vertebral del país por el trabajo que se necesitó para construir este país”.

En el momento de la colaboración de Hammons y Braun, la reputación del artista por su brillantez y su naturaleza caprichosa ya estaba bien establecida. Prefería los materiales encontrados: cadenas, alambres, ramas de árboles, botellas de vino vacías; e hizo arte en lugares peculiares, actuaciones que estaban fuera de los espacios convencionales de galerías y museos: vendiendo bolas de nieve en una acera o creando esculturas con cabello recogido de peluquerías.

“Hammons desafía las convenciones de los cánones históricos del arte y desafía la categorización. También aborda los estereotipos y las percepciones de la cultura afroamericana”, cube Tuliza Fleming, curadora de arte estadounidense del museo.

Thames recuerda haber conocido a Hammons en la Galería Tilton en 2010. El artista estaba sentado en la galería comiendo aceitunas con un sombrero al revés. Fue una recepción privada en la que Hammons le dijo al joven Thames, que acababa de graduarse de la Escuela de Arte de Yale, que lo siguiera durante toda la noche y presenciara cómo interactúa con los visitantes de la galería.

Pasaron otras dos horas charlando. Thames confiesa que Hammons interrumpió su práctica de estudio. Durante otra reunión, Hammons le mostró a Thames cómo deshacerse de su educación y sus reglas para crear arte actual. Hammons, cube Thames, “es una figura singular en el canon afroamericano porque es el primer artista negro que fue aceptado totalmente por el canon blanco”.

Braun, por su parte, había estado tratando de identificar a los mejores artistas negros de Estados Unidos para su exhibición, trabajando en el Centro Schomburg en Harlem para investigar la cultura negra cuando se dispuso a encontrar a Hammons. El artista evitaba rutinariamente tales empresas. «La palabra ‘escurridizo’ se le pega a Hammons como un epíteto homérico», el neoyorquinoCalvin Tomkins de r observó una vez. La historiadora del arte Kellie Jones, una de las pocas que ha realizado una extensa entrevista con el artista, sugirió a Braun que probara en la Academia Americana de Roma. Cuando Braun finalmente se encontró con Hammons, la pareja rápidamente encontró parentesco. «Intercambiamos pensamientos sobre el mundo del arte, también sobre el free jazz, Ornette Coleman, Thelonious Monk y Cecil Taylor», explicó Braun en un comunicado. «Señaló mi atención especial a Sun Ra. Hablamos sobre confundir los límites entre lo que se espera y lo que no. Nos convertimos en los mejores amigos. Y todavía lo somos».

Para la exposición, Braun le dijo al artista que «necesitaba algo especial para instalar fuera del edificio», tal vez usando el asta de la bandera, como una forma de expresar «una especie de liberación» para el arte negro. Una bandera afroamericana fue la respuesta de Hammons; y en una servilleta dibujó una bandera estadounidense e identificó los colores rojo, negro y verde.

Retrato de David Hammons, Harlem, 1990

El artista conceptual David Hammons (arriba c. 1990 en Harlem), cube Tuliza Fleming, curadora de arte estadounidense del museo, «desafía las convenciones de los cánones históricos del arte».

Anthony Barboza, Getty Images

Estos eran los colores de la Bandera de Liberación Negra creada en 1920 por Marcus Garvey, el líder del movimiento panafricanista y miembros de la Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro. La bandera estaba destinada a movilizar y unir a todas las personas de la diáspora africana. El rojo denota la sangre que se derramó, el negro es para la gente que representa y el verde representa la abundante riqueza de África. La Bandera de Liberación Negra, también conocida como Bandera Panafricana, se hizo en respuesta a una canción de la época con el título racista, “Toda raza tiene una bandera menos el mapache”. Robert Hill, un historiador y estudioso de Marcus Garvey, ha dicho que Garvey reconoció que no tener una bandera “era una señal de la impotencia política de la raza negra… y por lo tanto adquirir una bandera sería una prueba de que la raza negra había alcanzado la mayoría de edad políticamente. .”

La bandera que crearía Hammons, cube Fleming, también llamó la atención sobre el orgullo y la herencia afroamericana en una nación donde los negros vieron poca validación de su valor y contribuciones a la historia, la cultura y la sociedad. Hammons ha dicho: “Marcus Garvey diseñó la bandera afroamericana, que se parecía a la bandera italiana, excepto que es roja, negra y verde. Pero es tan abstracto, tan puro, que las masas se asustaron. Hice mi bandera porque sentí que necesitaban una como la de Estados Unidos pero con estrellas negras en lugar de blancas”.

Hammons nació en Springfield, Illinois, en 1943. Se mudó a Los Ángeles en 1963 y se matriculó en Los Ángeles City College durante un año y luego tomó clases en el Otis College of Art. Charles White, el famoso artista y esposo de Elizabeth Catlett, enseñó en Otis e invitó a Hammons, que no tenía mucho dinero, a unirse a sus clases nocturnas de forma gratuita. En 1968 completó su formación artística en el Chouinard Art Institute. Entre sus primeros trabajos se encuentran las serigrafías de su serie Spades, que incorporan impresiones caricaturescas de su rostro y herramientas de jardín oxidadas. “Estaba tratando de averiguar por qué a los negros se les llamaba picas en lugar de tréboles”, le dijo a Jones.

A principios de los 90, cuando Hammons pasó a la escultura, creó En el capó para representar la larga lucha que los hombres negros han enfrentado contra los problemas actuales de brutalidad policial. La capucha verde cuelga verticalmente de una pared, separada del cuerpo de la sudadera. “Hammons puede hacer una obra de arte con un simple gesto”, cube Thames. Puede que no le haya tomado mucho tiempo crear la obra de arte, pero ciertamente tomó generaciones para que otros entendieran esta verdad.

El hombre que nadie mató, 1986

El hombre que nadie mató por David Hammons, 1984

NMAAHC, © David Hammons

El estandarte de Hammons con sus estrellas negras y franjas rojas y verdes resuena con esa verdad. Bandera afroamericana es una declaración. En Harlem, uno vuela alto afuera del Studio Museum; en la calle frente al edificio, los vendedores venden réplicas. “Los artistas han celebrado, interpretado y brindado nuevas interpretaciones de la bandera estadounidense durante cientos de años”, cube Fleming, “creo que la celebración de la libertad encarnada en el símbolo de la bandera estadounidense incluye el derecho a evaluarla críticamente a través de una lente artística. .”

Los museos Bandera afroamericana ahora está a la vista en su exposición de artes visuales en curso, “Reckoning: Protest. Desafío. Resiliencia.» La muestra incluye obras como el célebre retrato de Breonna Taylor de Amy Sherald, el homenaje de Bisa Butler a Harriet Tubman y otra pieza de Hammons, el hombre que nadie mato, una referencia a la controvertida muerte en 1983 de Michael Stewart, un joven grafitero negro, mientras estaba bajo custodia policial.

“En última instancia, a medida que nuestro país continúa lidiando con problemas como la justicia racial y las desigualdades sociales”, cube Fleming, el organizador principal del programa. “Espero que los visitantes encuentren en la bandera y su compleja narrativa simbólica sobre la raza y el patriotismo algo que les haga reflexionar sobre su propia experiencia como estadounidenses”, cube.

“Reconociendo: Protesta. Desafío. Resiliencia” está en exhibición en la galería recientemente rediseñada de Arte Visual y Experiencia Estadounidense del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana del Smithsonian en Washington, DC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí